¿Se te hace difícil atraer clientes? ¡Un CRM puede ser tu solución!

Los CRM o Customer Relationship Management son sistemas que sirven para manejar y administrar la base de datos de cliente. Para las empresas, un sistema así puede mejorar mucho su orden con los clientes, su relación y los estadísticas, centralizando cada uno de los datos y haciendo más simple cotejar lo que se está mostrando.
 
Asumiendo un paso concreto, los CRM se crearon con el fin de hacer un seguimiento a los procesos de clientes dentro de un negocio. Es decir, desde la atracción de nuestra audiencia hasta un servicio post-venta, pasando como climax la conversión desde una muestra, una consulta o una cotización a una venta.
 
Los CRM partieron desde la premisa del “marketing de entrada”, que refiere a las prácticas y estrategias de marketing que atraían posibles clientes a una empresa y sus productos a través de la Web 2.0. Para alcanzar estos objetivos, usar un CRM es vital para identificar, idealizar, convencer y fidelizar a un cliente en nuestra empresa.
 
¿Cómo se hace?
 
Un CRM realiza análisis de inteligencia de marketing en los posibles clientes. Se hace un seguimiento a sus interacciones en una página revisando el contenido que visitan, por lo que permite ver la potencialidad de un usuario y calificarlo para ver si se podría transformar en un cliente potencial.
 
Esto se hace a través de un perfil de cada usuario, que te permite registrar y ver de dónde proviene, cómo conoce la compañía, qué páginas visita y qué formularios completa en una web. Con ello, se puede filtrar y calificar a un cliente, para a su vez transformándolo en una oportunidad para cerrar una venta en base a las conductas que tenían en un sitio web.
 
¿Cómo genero posibles clientes a un sitio web?
 
Para hacer esto, hay que generar un tráfico masivo de usuarios para un sitio web. Esto se hace a través de distintos métodos que van desde el contenido atractivo, estrategias de SEO, asesorías o incluso concursos por productos si es que realizaban ciertas conductas como una compra mínima o rellenar un formulario.
 
Esto te permitía ver a un usuario navegando en un sitio web, ver desde dónde venía a través de métricas y cuánto tiempo pasaba investigando en cada página. Con ello se podía rastrear la conducta por si le interesaba algún producto ofrecido en un sitio y a su vez, centralizar esa información para otorgarle una mejor atención.
 
Una vez analizado y filtrado este tráfico a través del análisis del CRM, se puede obtener una base de posibles clientes, a los cuales se les puede contactar u ofrecer cosas personalizadas que lo acerquen al interés que ellos tienen.
 
¿Cuál es el beneficio a mi negocio?
El CRM te ayuda a tener el timing perfecto. Un seguimiento a prospectos que ayudan a atraer, enganchar y a educar a un futuro cliente, cosa de no quedar como un negocio sin seguimiento sino que se interesa por las personas que las visitan.
 
Con este seguimiento que solo te ofrece un CRM, podrás integrar a todo tu equipo de ventas y marketing, unirlos a un sólo objetivo bajo el trabajo que ellos realizan. Así verás que tu negocio no solo se convertirá en una visita de un cliente sino que también aumentará su frecuencia si tiene una buena experiencia de compra.
 
En Agencia Digital Cebra tenemos los mejores consejos para implementar tu estrategia de marketing digital con CRM. ¡Contáctate con nosotros y te ayudaremos!

Deje su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *