Branding

¿Cómo influye el uso de un buen branding en tu empresa?

El branding puede marcar la diferencia en cómo los consumidores perciben una marca o producto. Por ello es fundamental elaborar una estrategia de este tipo para  lograr una buena conexión con tus clientes.

En Cebra queremos contarte por qué es importante implementar una estrategia de branding, qué debes considerar al diseñarla y en qué aspectos podría beneficiar a tu marca.

¿Qué es el branding y para qué sirve?

El branding es el proceso mediante el cual se busca posicionar una marca, es decir, hacerla visible para las personas. Sin embargo, cuando se habla de marca, no estamos hablando de un nombre, un logotipo o un producto en específico, sino que nos referimos a algo más bien intangible.

Para gestionar las estrategias de posicionamiento de marca, es importante realizar una planificación a largo plazo y crear todos los elementos que serán parte de ella. 

Al realizar todas estas acciones, lo que se busca no es solo el posicionamiento, pues también se pretende lograr una conexión con las personas, para influir en su decisión de compra.

¿Qué se puede lograr con una estrategia de branding?

Cuando quieres posicionar un producto, marca o negocio, no basta con mostrar lo fantástico que eres o asegurar que darás solución a todas las necesidades de tus clientes. Si quieres lograr una conexión real con tus prospectos, debes sentarte e idear tu estrategia de marca, para conseguir lo siguiente:

  1. Marcar la diferencia

Brindar una experiencia puede ser un factor diferenciador clave, como lo es el caso de Starbucks. Si pensabas que esta cadena vendía café, estás muy equivocado, pues lo que vende son experiencias. Es en este mismo sentido, hacia donde debe apuntar tu estrategia, para evitar quedarte en lo básico del solo hecho de vender un producto.

  1. Lograr la asociación marca-producto 

Cuando logras que los consumidores  asocien tu marca con un producto determinado, sabrás que has hecho las cosas bien. Por ejemplo, cuando vas a comprar papel higiénico, lo más seguro es que te refieras a él como Confort y no por su nombre genérico.

  1. Establecer vínculos emocionales

Hacer que compren tus productos es bueno, pero cuando puedes lograr que los compren una y otra vez, es mucho mejor. Eso es lo que pasa cuando creas vínculos emocionales con tus clientes, ya que puedes involucrarte de una manera diferente con ellos.  Un gran ejemplo el caso de Coca-Cola, pues a simple vista podría parecer que vende gaseosa, cuando en realidad lo que vende es unión familiar.

  1. Mantener el enfoque

Una vez que tienes claridad sobre cuál es tu marca, qué ofrece y cómo lo ofrece, puedes trabajar en base a metas y objetivos sin olvidar “lo que eres” e innovar manteniendo esa esencia.

Te podría interesar: Pymes y Redes Sociales: cómo la opinión de las RRSS influye en tu marca.

¿Qué debe tener una estrategia de branding?

Para diseñar una estrategia de branding que de buenos resultados es muy importante que incluya ciertos aspectos como los que señalamos a continuación. 

  1. Define a tu cliente ideal

Definir al cliente ideal o buyer persona, es la base de una estrategia de marketing. Si no sabes cuáles son sus necesidades, cómo piensa, qué redes sociales utiliza o qué lenguaje habla, es imposible que puedas llegar a él de manera efectiva.

  1. Establece tus objetivos

Para una estrategia de branding, tus objetivos debieran ir enfocados en ganar visibilidad, generar ventas y que los consumidores tengan una buena percepción de tu marca. Pero además, estos objetivos deberían ser SMART:

  • Specific (específicos) 
  • Measurable (medibles)
  • Attainable (alcanzables
  • Relevant (relevantes)
  • Time Related (delimitados en el tiempo)
  1. Analiza a tu competencia

Saber cómo opera tu competencia, hace que el proceso de crear tu marca sea un tanto más fácil. De esta manera, puedes averiguar qué estrategias utiliza, qué canales ocupa, etc. Ya sea buena o mala la estrategia que utilice tu competencia, te permitirá saber qué acciones debes o no tomar.

  1. Desarrolla una propuesta de valor

La propuesta de valor o brand value son las ventajas o beneficios que aporta tu marca o producto a los consumidores. La presentación de la propuesta de valor debe ser objetiva y directa, a través de la cual mostrarás a tus clientes, por qué eres indispensable para atender sus necesidades. 

  1. Determina el mensaje que entregarás

El storytelling es una buena estructura para transmitir el mensaje de tu propuesta de valor.  Esta técnica permitirá conectar tu marca con tus potenciales clientes, mediante un relato que despierte alguna sensación o emoción en ellos. Es importante poner cuidado en los canales que vas a utilizar para transmitir este mensaje.

  1. Crea tu identidad de marca

Crear la identidad de marca es una tarea esencial en todo proceso de branding. En este paso debes considerar todos aquellos aspectos que formarán parte de tu identidad, como el nombre de la empresa, logo, eslogan, colores corporativos o el tono de comunicación. 

  1. Establece los canales de comunicación

No todos los consumidores utilizan los mismos canales para comunicarse. Factores como la edad o ubicación geográfica, podrían ser decisivos a la hora de elegir por qué medio vas a llegar a tus clientes. Por esto mismo, es que debes tener claridad sobre quién es tu cliente ideal.

  1. Define herramientas de medición de resultados

¿De qué sirve realizar tantas acciones si no sabes si han tenido éxito? En toda estratega siempre tienes que definir cuáles son las herramientas que te servirán para medir resultados y, por supuesto, establecer cuáles van a ser los KPI (Key Performance Indicators) que permitirán la cuantificación de objetivos. 

También puedes leer: OKRs: ¿cómo llevar a tu empresa al éxito?

A través del branding puedes conectar de manera mucho más efectiva con tus clientes potenciales y establecer con ellos una relación perdurable en el tiempo. Es hora de replantearte cómo estás visibilizando tu marca y comenzar a planificar tu estrategia.